Buena respuesta del público a las visitas guiadas a la Ruta Orwell y al Centro de Interpretación de la Guerra Civil de Robres

El área de Turismo de la Comarca de Los Monegros agradece la respuesta de los visitantes que llenaron todos los pases previstos durante la Semana Santa y recuerda que están abiertas las reservas para el puente de San Jorge a través del correo electrónico turismo@monegros.net

El área de Turismo de la Comarca de Los Monegros realiza un balance muy positivo de la reanudación de las visitas guiadas a la Ruta Orwell, tras su cese temporal motivado por la pandemia, y agradece la respuesta de los visitantes que llenaron todos los pases previstos durante la pasada Semana Santa. También fueron numerosas las personas que se acercaron hasta el Centro de Interpretación de la Guerra Civil ubicado en Robres, desde distintos puntos de Aragón.

Al mismo tiempo, recuerda que están abiertas las reservas a la Ruta Orwell para el puente de San Jorge, el próximo 23 de abril. Las personas interesadas en realizar visitas guiadas a las trincheras rehabilitadas en la Sierra de Alcubierre pueden reservar ya su plaza en el correo electrónico turismo@monegros.net. Fuera de estas fechas puntuales, las técnicas de Turismo de la Comarca de Los Monegros realizan visitas guiadas a la Ruta Orwell para grupos de diez personas, siempre cumpliendo toda la normativa y recomendaciones sanitarias.

Dada la buena respuesta de público a estas iniciativas, y siempre y cuando la evolución de la pandemia lo permita, se prevé retomar próximamente la trinchera viviente que no se pudo realizar el pasado año, y que alcanzaría la tercera edición. Se realizará en la Ruta Orwell, en plena Sierra de Alcubierre, un espacio que destaca por su valor cultural e histórico.

La posición Monte Irazo recuerda con su nombre la estancia del escritor británico George Orwell durante la Guerra civil española, experiencia que plasmó en su novela universal “Homenaje a Cataluña”. Durante los meses de enero y febrero de 1937, en plena Guerra Civil, el escritor británico George Orwell, Eric Arthur Blair (1903-1950), autor de obras universales como “1984” o “Rebelión en la granja”, estuvo combatiendo en la Sierra de Alcubierre. Fue destinado primero a la posición de Monte Pucero, donde llegó con otros milicianos desde Cataluña, bajo la bandera del POUM. Semanas después, el contingente se dirigió a Monte Irazo. Fueron días de frío y hambre en un frente alejado de la acción bélica que el escritor había imaginado cuando se alistó para luchar contra el fascismo. Una experiencia que marcó su vida y reflejó en su obra “Homenaje a Cataluña”, en la que se describen paisajes y la vida cotidiana en las trincheras de la Sierra de Alcubierre, escenarios originales que fueron rehabilitados por la Comarca de Los Monegros y que conforman la denominada Ruta Orwell.

Las visitas a la Ruta Orwell también se pueden realizar por libre. Desde el Área Comarcal de Turismo se recomienda visitar asimismo el Centro de Interpretación de la Guerra Civil en Aragón, ubicado en Robres, ya que ambas iniciativas se complementan. El espacio museístico y la Ruta Orwell permiten recuperar tanto la memoria individual y colectiva del pasado reciente como patrimonio vinculado con la Guerra Civil. El horario del Centro de Interpretación de Robres es de sábados de 11 a 14 horas y de 16.30 a 18.30 horas y domingos y festivos de 11 a 14 horas.

 

Más información en el teléfono 974 570 090 (de 8 a 15 horas) durante los días laborales y en el teléfono 974 392 233 en horario del Centro de Interpretación de la Guerra Civil los fines de semana y festivos y en la web www.turismolosmonegros.org

Aragón desgajado, una obra colectiva para entender los exilios republicanos de 1939

Diez autores han unido sus fuerzas y conocimientos en la obra “Aragón desgajado: los exilios republicanos de 1939”, coeditada por el sello zaragozano Doce Robles y el Instituto de Estudios Altoaragoneses de la Diputación Provincial de Huesca. El libro, coordinado por Alberto Sabio Alcutén, catedrático de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza, ofrece análisis y semblanzas originales sobre personalidades aragonesas del arte, la ciencia, la literatura o el cine, forzadas a elegir el exilio para sobrevivir primero al franquismo y, en muchos casos, al nazismo después. El resultado es un trabajo que profundiza en sus vivencias, motivaciones, esperanzas y compromisos. El objetivo es recuperar esos nombres para la memoria colectiva de Aragón.

La obra, ya a la venta en librerías de nuestro territorio y de las principales capitales españolas, sigue con exhaustivo rigor la odisea de figuras como el magistrado José Luis Galbe Loshuertos; los pintores Agustín Alamán, José Luis González Bernal, Ramón Martín Durbán y Manuel Viola; el caricaturista José Cabrero Arnal; el bibliotecario y pedagogo Juan Vicens de la Llave; los escritores Benjamín Jarnés, Joaquín Maurín, María Dolores Arana, José Ramón Arana y Ramón J. Sender, y el cineasta Luis Buñuel, entre otros.

De seguir sus pasos a través del exilio desde Francia hasta países como Argentina, Cuba, Uruguay, Venezuela o, sobre todo, México, se han encargado expertos como el escritor Javier Barreiro, los periodistas Esther Puisac y Víctor Pardo, los historiadores Amparo Martínez, Alberto Sabio y Manuel García Guatas y los profesores José Domingo Dueñas y Mary S. Vásquez. Todos ellos han dedicado años de trabajo para completar un poco más ese puzle del exilio que sigue abierto.

Por su parte, el escritor y periodista José Andrés Rojo describe en su texto las fases por las que pasaron los desenfocados exiliados republicanos, camino de Francia en su inmensa mayoría, atenazados en campos de trabajo y bajo malas condiciones y amenazados en poco tiempo por el nazismo, que actuó contra los españoles perseguidos con la decidida colaboración y complicidad del franquismo.

El libro contiene también un excelente capítulo a cargo de Sara Villarías dedicado a la función que ejerció el Centro Republicano Español de México, en el que los aragoneses Mariano Joven y Eduardo Castillo tuvieron un protagonismo esencial durante los años más duros del exilio.

“Aragón desgajado” es una aportación bibliográfica fundamental para conocer cómo vivieron las mujeres y los hombres exiliados, que, salvo casos especiales, no disfrutaron después del reconocimiento público que merecían.

 

Eladio Romero recoge en un libro 30 paisajes de la Guerra Civil de toda España

El historiador residente en Binéfar publica una nueva obra que repasa treinta escenarios relevantes de la Guerra Civil española por su importancia en la sucesión del conflicto, por su singularidad o por la memoria que ha dejado con el paso de los años. La obra está firmada por Eladio Romero y Alberto de Frutos,  editada por Larousse Editoral y desde este mes de noviembre ya se puede encontrar en las librerías.

En esta ocasión el autor no repara en novelas de intriga o en libros de viajes, sino que reitera su vocación en el estudio del conflicto bélico español del pasado siglo. Trescientas cincuenta y dos páginas de divulgación histórica que van de Melilla a Belchite, de Sevilla al Jarama, de Gijón a Menorca… Estos son algunos de los escenarios de este libro de divulgación cultural, de gran formato y profusamente ilustrado, centrado en treinta lugares de España en los que se vivieron episodios bélicos singulares o relevantes de la Guerra Civil, hasta el punto de que marcaron el devenir de la contienda, ejemplifican su memoria, quedaron para siempre vinculados a ella o la incorporaron para trascenderla. Treinta lugares seleccionados bajo el criterio de la diversidad (geográfica, temporal, por tipo de episodio, etc.), y evocados y descritos en ese momento decisivo de la historia y en la actualidad: “El objeto del libro se aborda de un modo pluridisciplinar, tanto en el contenido textual como en el gráfico. Todo ello, con el propósito de: aportar un enfoque nuevo a la bibliografía sobre la Guerra Civil; recordar la trágica cesura que aquellos episodios supusieron en muchos lugares; transmutar la desdicha pasada en evocación serena, mediante el respeto y la belleza plástica; aportar otras miradas a lugares cercanos o mitificados; mostrar la fuerza del pasado con hondura, transmitiendo toda su potencia desgarradora”, señala Eladio Romero, secundado en la presente obra por el escritor y periodista madrileño Alberto de Frutos.

El interés por la Línea del Cinca lleva a ayuntamientos de Cinca Medio y Somontano a recuperar sus vestigios de la Guerra Civil

Monzón vuelve a programar visitas guiadas a la posición de Selgua tras haber completado todas las realizadas en octubre y Castejón del Puente las concluye este sábado con dos pases

Noticia publicada en Heraldo.es

Galería de imágenes 

Tres años después de que elAyuntamiento de Monzón, desde la concejalía de Turismo, iniciara una serie de visitas guiadas a las posiciones defensivas republicanas de Selgua, que conformaron la Línea del Cinca, el interés por estos vestigios y trágico episodio de la historia reciente sigue creciendo. El pasado domingo una veintena de personas recorrían las trincheras y nidos de ametralladoras de Selgua de manos de uno de los responsables del GRIEGC (Grupo de Recuperación e Investigación de Espacios de la Guerra Civil) y el sábado otros tantos visitaron las fortificaciones y refugios de Castejón del Puente –una de las posiciones en mejor estado de conservación de toda la Línea del Cinca que transcurría desde Boltaña hasta Horta de Sant Joan en Tarragona.

Monzón y Castejón del Puente han organizado visitas guiadas durante los fines de semana de octubre y noviembre que están teniendo buena acogida entre un público heterogéneo llegado de varias partes de Aragón y también de Cataluña, interesado por descubrir este patrimonio de la retaguardia republicana en el frente de Aragón. Un patrimonio que se ha recuperado en los últimos años gracias a las subvenciones para la recuperación de la memoria democrática que concede la Diputación Provincial de Huesca y a la que se han adherido, en la parte oriental de la provincia (además de las citadas NavalEl GradoEstadaFonzAlcolea de CincaBallobar o Chalamera), varias poblaciones para tratar de recuperar estos vestigios y difundirlos como recurso turístico y patrimonial.

Monzón fue pionero en ejecutar estas ayudas. En su caso se han llevado a cabo trabajos de acondicionamiento y labores de mantenimiento en los diferentes elementos que forman parte de la ruta de las fortificaciones de la guerra civil en la Línea del Cinca, en Selgua. Se ha actuado en nidos de ametralladoras, refugios y trincheras para garantizar el acceso de los visitantes a su interior y evitar las filtraciones de agua que puedan deteriorarlas. El éxito de las últimas visitas guiadas programadas ha llevado a que prolonguen durante todo el mes de noviembre.

Con una inversión de 4.961 euros, de los que el 80 % han sido subvencionados por la DPH, esta obra, ejecutada durante el mes de octubre, ha consistido en la consolidación y refuerzo del muro lateral derecho del pasillo de acceso a la casamata del nido de ametralladoras del cerro de San Salvador; la limpieza de las escaleras y el rebaje del acceso al refugio ubicado bajo la ermita de San Salvador; la limpieza del pasillo y la sala para las ametralladoras del nido de la Ecombrera; la puesta de grava en el refugio de la derecha del barranco de la Clamor; y la excavación del tramo de trinchera ubicado entre la entrada sur del refugio del barranco de la Clamor hasta el desagüe.

Con el fin de que el agua no dañe las estructuras, se han utilizado gravas para evitar los encharcamientos y se han reforzado algunos muros, además de trabajar sobre los taludes del terreno en los accesos para evitar el corrimiento de tierras y la entrada de sedimentos en el interior de las estructuras.

El concejal de Turismo y Promoción Exterior del Ayuntamiento de Monzón, Jesús Guerrero, explica que “la adecuación de los espacios de carácter histórico permite fortalecer este producto turístico que tan buena acogida encuentra entre los visitantes. Además, la recuperación de la casamata para ametralladora de la Escombrera de Selgua nos permite aumentar el itinerario de visita a través de los diferentes elementos defensivos de la Línea del Cinca, lo que posibilita la ampliación del itinerario”.

Nuevas visitas guiadas

Por otro lado, la Concejalía de Turismo y Promoción Exterior del Ayuntamiento de Monzón ha decidido ampliar al mes de noviembre las visitas guiadas de este otoño debido al éxito que esta propuesta turística ha cosechado en octubre, con todos los domingos completos varios días antes de las visitas.

Por ello, se han programado nuevas citas para los domingos 1, 8, 15, 22 y 29 de noviembre, para conocer las fortificaciones de la guerra civil en la Línea del Cinca de la mano de especialistas del Grupo de Investigación de Espacios de la Guerra Civil (CRIEGC).

Al igual que durante este mes, las visitas comenzarán a las 10.30 horas y serán gratuitas, pero es imprescindible la inscripción previa a través del teléfono 974 417 791 o del correo electrónico turismo@monzon.es. Los grupos son reducidos y todos los asistentes deben llevar mascarilla y guardar la distancia de seguridad.

Visita en Castejón del Puente

También en Castejón del Puente se han desarrollado visitas los sábados por la mañana desde el 26 de septiembre al Tozal de las Aguaderas para conocer el conjunto fortificado con 4 nidos de ametralladora, varios refugios en galería subterránea y un observatorio en la parte superior. El último pase de estas visitas será el próximo sábado 24 a las 10.00 y a las 12.00. La visita es gratuita pero el aforo limitado (para apuntarse llamar al Ayuntamiento al teléfono 974 40 44 66 o enviar un correo electrónico a desarrollo@castejondelpuente.es).

Por su parte, en Fonzse está acondicionando el acceso a las casamatas que albergarían los cañones puesto que esta posición fue concebida para la artillería y defender la carretera de Monzón ante el avance de las tropas franquistas. Asimismo también se está creando una página web de la Línea del Cinca para difundir las posiciones de todas las poblaciones donde se ha actuado para que puedan ser visitadas.

El resto de trabajos, que está llevando a cabo el GRIEGC en las citadas poblaciones, consisten en la catalogación e inventario de vestigios, así como en la limpieza y adecuación de los mismos.